domingo, 16 de octubre de 2011

Los laberintos del placer en el cerebro humano

"Los laberintos del placer en el cerebro humano" del doctor en neurociencia por la Universidad de Oxford Francisco Mora. Es algo obvio, fruto de nuestro experiencia diaria que lo que mueve al hombre como a todo ser viviente es la búsqueda del placer y la huida de todo aquello que provoque daño y dolor. Esta obra es una aproximación científica a los mecanismos cerebrales del placer, a los sistemas de recompensa, a los procesos fisiológicos que intervienen, a los sustratos cerebrales del placer y de su función y papel en el proceso evolutivo de las especies; para ello Francisco Mora aporta un gran cantidad de información apoyadas en sus investigaciones y la de otros neurocientíficos que nos permiten hacernos una idea bastante acertada y actual de todo lo relacionado con el placer desde el punto de vista de la ciencia y lo hace de una forma clara y sencilla.

Pero Francisco Mora no sólo analiza el placer desde el campo de la biología y neurociencia, sino que también reflexiona sobre la felicidad, la belleza, el placer intelectual desde el campo de la filosofía y psicología incluso aporta referencias a como es tratado el tema del amor y el placer en las grandes obras de la Literatura. Es un ensayo en el que el autor continuamente se está haciendo preguntas, que nos lleva a una continua reflexión y en la que aporta una gran cantidad de conocimiento que nos lleva un poco más allá.



CONTRAPORTADA ¿Cuál fue el origen del placer? ¿Dónde están depositados en el cerebro los mecanismos que ponen en marcha conductas tan placenteras como comer, beber, la actividad sexual, dormir o jugar? ¿Existe el placer puro, inútil, sin un fin mas que en si mismo? ¿Por qué se emborrachan los elefantes en la selva? ¿Por qué existe la drogadicción? ¿Activan el café, tabaco y alcohol las mismas vías cerebrales del placer y la recompensa? ¿Qué permitió al cerebro encontrar la belleza? ¿Por qué son placenteras la música, la pintura, la escultura o la arquitectura? ¿Se alcanza la felicidad a través del placer? ¿Es el placer la moneda con la que el cerebro valora y toma sus decisiones para actuar en el mundo? Sobre estas y otras muchas cuestiones se reflexiona y especula en las páginas de este libro. En el se ofrece una perspectiva que va desde las primeras trazas de la recompensa en los seres unicelulares hasta el placer sublime de las ideas en el hombre.

  El placer, la recompensa, y la evitación del daño y el dolor son el centro del mundo biológico. Es una idea central esculpida a fuego en lo más profundo del cerebro de todos los seres vivos que pueblan la tierra y puesta en marcha ya desde el origen mismo de la vida.

Francisco Mora es doctor en Medicina por la Universidad de Granada y doctor en Neurociencias por la Universidad de Oxford. Asimismo, es catedrático de Fisiología Humana en la Facultad de medicina de la Universidad Complutense de Madrid y catedrático sdscrito del Departamento de Fisiología y Biofísica de la Facultad de Medicina en la Universidad de Iowa en Estados Unidos, donde ha sido galardonado con el Helen C. Levitr Professorship Award.
ÍNDICE
PRÓLOGO.
A MODO DE INTRODUCCIÓN, EL TRINO DEL DIABLO.
1. EL PRINCIPIO FUE EL PLACER.
2. LOS CAMINOS CEREBRALES DEL PLACER.
3. EL PLACER QUE CASTIGA.
4. ENTRE PENSAMIENTOS, DECISIONES Y PLACERES.
5. EL TAMIZ SUTIL DE LA BELLEZA.
6. ASPIRANDO A NO SER FELIZ.
GLOSARIO. BIBLIOGRAFÍA. ÍNDICE ANALÍTICO.
TEXTOS
"El placer y sus códigos están anclados en lo más profundo de nuestros genes. Alguien o algo, escondido ahora en lo oscuro de los tiempos, debió infundir ese soplo de placer a los seres vivos. Ese placer y esa recompensa son los que, desde los mecanismos moleculares más elementales hasta los más complejos del cerebro humano mantienen la supervivencia del individuo y de la especie". Pág. 16.
"El cerebro es como una inmensa caja china que contiene, a su vez, múltiples cajas interconectadas entre si. Cada una de ellas, construida en espacios abiertos y diversos, alberga circuitos neuronales que, en códigos de tiempo, elaboran las funciones específicas del cerebro. Una de esas cajas contiene, como el Arca bíblica de la Alianza, la esencia, las tablas en las que están escritos los mandamientos que gobiernan la vida. Son los códigos que elaboran nuestros sentimientos de placer y castigo. ¿Qué misterio profundo encierran esos códigos que mueve a los seres vivos a darle un valor a la vida y seguir viviendo? ¿Qué ha permitido bucear en esos circuitos cerebrales, mares convulsos donde los haya, de los que emergen las pasiones del ser humano? ¿Qué conocemos de su funcionamiento y cuáles son los caminos que siguen?" Pág. 43.
"El placer es un sentimiento complejo que corre un arco extenso desde la anticipación hasta la consumación. Es tan complejo, además, que varía constantemente en cualidad, matices e intensidad. El placer se siente pero también se piensa, se elabora. Se anticipa. Anticipación que tiene que ver con aprendizajes previos. Por lo pronto, el cerebro corre un largo camino anticipándose y preparándose para recibir las recompensas, sean éstas la comida o la bebida, la relación sexual, el propio sueño, el alivio del calor o la planificación de un viaje muy esperado. Y esa anticipación ya forma parte de lo que cerebral y psicológicamente se entiende por placer". Pág. 87.
"El ser humano busca de forma consciente el placer. Placer que se encuentra en la comida, la bebida y la sexualidad; en el juego, el arte, la ciencia y el conocimiento. Placer en la venganza y en la ayuda a los demás. Placer, en fin, cuando, con la mirada perdida, contemplamos las estrellas buscando con fe, y tal vez encontrando, ese placer último que revoque en forma de sueño, la propia muerte. Pero también placer, y profundo, es sentirse vivo, y el que se experimenta con la ausencia de dolor y enfermedad, o cuando sufriendo éstas, logramos liberarnos de ellas. Además, placer puede ser simplemente una sonrisa." Pág. 125.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada